Empezaremos contando que la geolocalización es una herramienta de comunicación que se produce entre offline (entorno físico) y online (digital), por lo cual, es muy recomendable que un negocio aparezca en google, y de esta forma atraiga clientes tanto al comercio como a la tienda física.

Con la geolocalización podemos decir que desaparece el concepto básico de “centralidad“, la cual estipula que la zona que es más accesibilidad, es el centro de la ciudad, y esto define la estructura comercial.

Después de ello, llega Internet, cambiando todas las reglas de cualquier negocio, esté localizado donde se encuentre, tanto en sitios más accesibles, como en lugares completamente apartados. La geolocalización por tanto, va a dar una mayor visibilidad a los negocios.

Con una presencia activa en redes sociales y teniendo optimizada la geolocalización en todas ellas, un negocio puede lograr un resultado muy destacado en Internet y posicionarse por encima de su competencia.

¿Aún no te crees esto?

Repasemos el caso de “La jamonería” que es un establecimiento que se encuentra alejado del centro de la ciudad, pero, perfectamente situado para aquellos que buscan algo único y diferente. ¿De qué se trata? En si, el negocio, es tradicional, con una antiguedad de 14 años. Su atractivo principal es el jamón, pero también destacan otras recetas de cocina más tradicionales, y a la vez una gran selección de vinos.

¿Cuál es el logro?

La jamonería se ha posicionado, como lugar de referencia y de esta forma ha logrado que acudan personas de toda España, tanto a comer como a cenar, y por otro lado, las redes sociales han conseguido que se posicione en Internet, y de esta forma, multiplicándose todo.

¿Que consecuencia tiene la geolocalización y las redes sociales?

Es un pequeño negocio tradicional (como la mayoría de los negocios en España), pero a través de geolocalización y redes sociales han conseguido empatizar con los clientes.

No obstante, ¿quieres ver resultados? A partir de sus distintas redes sociales podemos comprobar los resultados que arroja:

Si ponemos “La Jamonería” en el buscador Google, aparecen unos primeros datos muy reveladores:

  • En primer lugar aparece la web del establecimiento, www.elcortadordejamon.com. Como tiene reclamada la ficha de Google Places, aparece la dirección con el marcador debajo de la web, la puntuación (4,7 sobre 5) y nueve reseñas en Google Plus.
  • La parte derecha de la pantalla la ocupa la ficha de Google Places con la foto, la ubicación en el mapa, la dirección y de nuevo la puntuación y las reseñas.
  • La segunda entrada es de la red social Facebook.
  • El resto de entradas son de otras páginas web y la mitad de la primera página es de páginas de Tripadvisor de otros sitios y negocios.
  • En la segunda página aparece, en el puesto 17, la página de Foursquare de La Jamonería, con 23 seguidores y 5 tips o comentarios.

Por tanto, podemos decir que gracias al uso de las redes sociales principales y geolocalizando el negocio correctamente, este establecimiento ha logrado estar el primero con su marca en Google y posicionarse por encima de redes tan importantes como Tripadvisor.

Pero, además, hay otras redes sociales que usa con el componente de la geolocalización:

  • La empresa está “verificada” en Google Local y dispone de 1.937 visitas.
  • También tiene página de empresa en Google Plus ,con 585 seguidores y 4.455 vistas.
  • La página de Tripadvisor, situada en el puesto 84 de 767 restaurantes de Zaragoza, con 17 opiniones que lo valoran como “normal, muy bueno y excelente”, y no hay opiniones negativas.
  • Google Maps: si buscamos “Zaragoza”, nos lleva a la ciudad y uno de los primeros iconos que destaca sobre todos los locales de la ciudad es el de La Jamonería.
  • El canal de vídeo de Youtube, con 22 suscriptores y 27.441 visualizaciones.
  • La página de Pinterest, con 10 tableros que albergan 113 “pines” y con 69 “me gusta”.
  • El perfil de Instagram, con 619 fotos publicadas que son seguidas por 572 personas.
  • El perfil de Flickr, con 2.361 fotos.
  • La red social especializada en gastronomía Foodspotting.